RESPONSABILIDAD COMPARTIDA


McDonalds-Ad-vs-The-Real-Thing-940x429.jpg

Una vez más vuelvo sobre el tema de creer en lo que uno dice y es que cuando veo alguna comunicación publicitaria que no se sostiene en nada y que sus “argumentos” estoy seguro no se los cree el mismo autor, me molesta mucho que la publicidad se malgaste de esa manera y algo tan precioso como la comunicación, naufrague.

Se nota a la legua cuando el “mensaje” no se sostiene y es entonces que noto la flojera o la impericia del creativo y la poca atención que se le presta a algo que se supone debería ser importante para el producto o la marca, porque –valgan verdades- el creativo y la agencia tienen la primera y más notoria responsabilidad sobre lo hecho en publicidad, es el cliente que tiene la decisión, aprueba aquello que es ejecutado para llegar al público, y es más, invierte- o gasta- dinero en difusión…

Muy pocas veces se llega hasta esa última responsabilidad y se mira lo obvio: la pieza publicitaria y su autor, olvidando que es el cliente quien que tiene la última palabra; no lo digo para “salvar” la responsabilidad del autor –que la tiene- sino porque cuando vemos una pieza publicitaria pobremente o en nada sostenida, pensemos que hay un “dueño de la pelota”, que permite que esto suceda.

Disculpen, pero el cliente y quien le hace la publicidad, tienen la culpa porque esta sea tan de baja calidad que no funcione.

Digamos que es una responsabilidad compartida.

Publicado en codigo.pe 9.10.2019.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.