VELITAS


Hay quienes creen que la publicidad lo puede todo; este tema lo he tratado montones de veces, pero me da la impresión que, a pesar de los evidentes fracasos (que se ocultan porque a nadie le gusta reconocerlos), no se aprende y existe esa especie de culto a la omnipotencia publicitaria, en el que se encienden velitas para que la deidad “P” sea propicia y mire con buenos ojos las intenciones…

Realmente, estamos ante un caso de “falso dios” que no sólo no hace milagros sino que depende totalmente de lo que el “devoto” haga y esto estará bien, será exitoso, en la medida en que se den los pasos necesarios para conseguirlo: no hay ningún misterio ni “magia” o “voluntad divina” que se pueda poner “a favor”.

La publicidad no puede “hacerlo todo” y tampoco es infalible, porque en su “acertar” entran en juego muchos factores que hay que saber manejar y la INFORMACIÓN sobre estos es vital; ninguna publicidad logrará su cometido comunicacional si es que no se atiende debidamente a los datos y señales que emiten estos factores.

No es cuestión de fe, suerte o azar favorable sino de previsión, datos, estudio y trabajo. Es más complicado que prender velitas, pero probadamente efectivo.

 

PUBLICADO en codigo.pe 30.9.2019.

ENTRE LOS GRITOS, PIDO UN MINUTO DE SILENCIO


ENTRE LOS GRITOS

Les pido por favor un minuto de silencio para la Democracia peruana y no porque haya muerto sino porque está herida gravemente.

 

Ayer la Democracia sufrió el ataque de las fuerzas del mal que acorraladas actuaron destruyéndolo todo, ejecutando la pantomima ensayada tiempo atrás, para ocultar su mugre y su voracidad.

 

 

Pero no pasarán, porque las ratas le temen a la Calle y huyen de la Luz. Tarde o temprano regresarán a sus cloacas para ir muriendo con lo que para ellas es veneno y que es el aire de la Libertad.

 

Imagen: emojiterra.com