INCURIOSO


INCURIOSO

La primera vez que se lo dijeron, lo que entendió es que era un curioso “in”, o sea que estaba en todas; nunca se le ocurrió que se lo decían porque era un dejado, un descuidado…

 

Seguramente si le hubieran preguntado qué significaba incuria, él hubiese afirmado que eran los curas “in”, los curas modernos que no parecían curas.

 

En realidad era un incurioso total, porque hasta el colegio le importó siempre un bledo.

Imagen: http://www.curiosfera.com