GAVIOTA


GAVIOTA

Le encantaba ver desde arriba la inmensidad que estaba punteada por lo que eran sus refugios ocasionales  cuando se cansaba o quería simplemente perecear haciendo nada.

 

Planeaba en el aire del medio día, mirando cada tanto por si entre las aguas aparecía algo de comida delatada por el movimiento y su color oscuro que contrastaba con el brillo del sol, reflejado después en las plateadas contorsiones de la muerte.

 

Volaba como patrulla aérea, sobre el azul-verdoso del océano, sabiéndose propietaria y guardiana de un espacio donde se aventuraban otros pájaros que desaparecían de inmediato al notar su presencia.

 

Era blanca y muy grande: tal vez por eso le temían, pero no hacía nada salvo agitar las alas con majestuosidad, planear, pescar, comer y descansar en esas rocas que, inmóviles, parecían flotar allá abajo.

 

 

Imagen: http://www.flicker.com

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.