DESTRUIRÁS LA TIERRA


DESTRUIRÁS LA TIERRA

 

Era grande, muy grande, comía hierba y por su tamaño parecía no tener enemigos; Diplodocus no sabía que millones de años después se llamaría así. En realidad se contentaba con ser, barrer el suelo con su inmensa cola y  elevar en busca de comida el cuello interminable.

 

Era grande, muy grande y ya no está, como no están los que vivieron cuando el mundo, este mundo, presumía de joven; hoy la Tierra está vieja y llena de enemigos: de esa especie pensante, el hombre, que dejó de pensar hace algún tiempo y destruye su casa, la única que tiene.

Imagen: http://www.elartedevivir.com.co

 

 

Anuncios