EL SONIDO DEL MAR


EL SONIDO DEL MAR

En la playa, donde el mar bañaba la arena, el niño encontró semienterrada una concha hermosa que sacó con admiración  y cuidado; la lavó con el agua del mismo mar que la había arrastrado hasta esa orilla y corriendo gritó: “¡Mira mamá, un tesoro…!”; la madre sonrió y le dijo: “Tu tesoro es mágico, porque si te lo pones al oído escucharás al mar, no importa dónde estés…”.

 

El niño la miró asombrado, se llevó la concha de caracol a la oreja y mientras escuchaba el sonido del oleaje iba abriendo con incredulidad los ojos: “Claro que suena el mar, porque está aquí nomás, enfrente de nosotros…”

 

Sonará también en la casa…” dijo la madre volviendo a sonreír y en la noche, en su cama, el niño acercaba maravillado la concha a su oreja para escuchar nuevamente al mar; se durmió y soñó con una playa grande que el mar mojaba suavemente y con gaviotas que en ese atardecer bajaban hacia el agua, como si buscaran el sol.

 

 

Imagen: http://www.pinterest.com.mx