LA VERGÜENZA DE LLAMARSE


LA VERGÜENZA DE LLAMARSE

Todo el mundo lo creía judío porque firmaba “Ari” ganándose enemistades, sonrisas de aprobación y preguntas sobre su madre y de dónde venía; evitaba las primeras, las segundas las correspondía y evadía las preguntas cambiando de tema.

 

Había nacido en Huamachuco, su madre apellidaba Páucar, él se llamaba Aristóbulo pero le daba vergüenza y tampoco mencionaba  su segundo apellido.

 

Imagen: http://www.helpadicciones.com

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.