ZAPATOS


ZAPATOS

Desde que se acordaba andaba descalzo y su hermano mayor siempre tuvo zapatos; nunca aceptó ponerse nada en los pies y después racionalizo su negativa diciendo que no quería nada que lo separara de la tierra.

 

Su hermano mayor tenía un par de zapatos color mostaza que le gustaban mucho, pero era más fuerte su convicción de estar descalzo y el placer que le proporcionaba mover libremente los dedos de los pies.

 

Lo miraban como a un bicho raro y se fue aislando poco a poco, cargando fama de chiflado; cuando lo internaron en un manicomio protestó haciendo alegatos en favor de la libertad y se confundió con otros para los que la realidad no existía.

 

Nunca pudieron demostrar fehacientemente que estaba loco porque en todo era absolutamente cuerdo, pero no usaba zapatos y aunque el diagnóstico final resultó negativo porque solamente decía “Personalidad inconforme”, la familia decidió dejarlo encerrado en el “sanatorio mental” lo cual era una incongruencia, pensaba, porque no necesitaba sanar su mente sino mantenerse en contacto con la tierra por medio de sus pies sin que nada se interpusiera.

 

La verdad era que a la familia le daba vergüenza que anduviera sin zapatos.

 

Imagen: publicdomainq.net

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.