El exilio de la internet y la televisión por cable. – Un sitio donde escribo con la tinta despeinada…


https://isalternativa.home.blog/2019/05/27/primera-entrada-del-blog/

Anuncios

ELLOS SÍ SE METEN


ELLOS SÍ SE METEN

No sé si llamarlo “movimiento”, pero en todo caso este es de violento retroceso o “colectivo”, palabra que desprestigian porque lo que son es un hato, una acumulación de pus, una manada que se auto titula “Con mis hijos no te metas” y creen que enarbolando las banderas de la familia y el cristianismo pueden pasar disfrazados de corderos, de “Agnus Dei”, de matronas y patriarcas impolutos y buenos.

 

Son esa jauría que va gritando ataca para tratar de infundir miedo y ataca imponiendo ideas que son como el “cuco” de los cuentos o el balbucear idiota del ogro de la fábula.

 

Son iguales a esos asesinos del MRTA que un día como hoy, 31 de mayo de hace treinta años (1989), sacaron de una discoteca en Tarapoto, a ocho ciudadanos y los fusilaron por el “delito” de ser homosexuales y hasta hoy son impunes.

 

El odio, el temor a lo que es diferente, no son exclusivos de la derecha ni tampoco de izquierda: son patrimonio común de esas bacterias que se disfrazan de personas para infectar el aire.

 

Los conocemos bien: odian, diseminan –engañando- su odio, promueven la violencia y asesinan. ¿Esto es lo que queremos?

 

A las alimañas se las combate o se las elimina y no podemos permitir que en nuestro Perú las haya en el congreso y se metan en él haciéndonos creer que “están en su derecho”.

 

Imagen: manoalzada.pe

TRAPECIO


TRAPECIO

Era increíble porque parecía volar; el trapecista, en lo alto de la carpa hacía que todos los cuellos de los asistentes mantuvieran las cabezas con la cara mirando hacia arriba y que las bocas estuvieran abiertas o con los labios apretados por la emoción y el miedo; los ojos inmensos obligándose a mirar y el silencio solo roto por un redoble de tambor que acompañaba las evoluciones, maromas y el aterrizaje en una cuerda por la que caminaba hasta el otro trapecio que lo subía para que pudiera volver a volar, todo esto sin red de protección hacía que cada noche la ovación fuera inmensa y él la agradeciera haciendo una gran venia pero sin haberla escuchado nunca, porque era sordo.

 

Imagen: mx.depositphotos.com