INCONGRUENTE


INCONGRUENTE

Iba de amigo en amigo, de grupo en grupo, de colegio en colegio; más tarde fue de mujer en mujer, de trabajo en trabajo, de casa en casa, de plaza en plaza, de hospital en hospital, hasta que al final se detuvo en el cementerio donde quedó depositado en un ataúd y colocado un nicho donde decía: “AQUÍ YACE CONSTANTE TREJO”

 

Imagen: mapio.net

Anuncios