POR SI LAS MOSCAS


POR SI LAS MOSCAS

Es un “por si acaso” volador y recurrente; un “ampay me salvo” aéreo que usamos muchas veces para no comprometernos.

 

Las moscas han inspirado a filósofos, poetas, músicos y a ociosos que se dedican, estos últimos, a ver sus evoluciones por los más diversos espacios.

 

El silencio se ejemplifica con un “no se oía volar ni una mosca” y las moscas son ejemplo en la fábula de Samaniego que dice: “A un panal de rica miel cien miel moscas acudieron y  por golosas murieron presas de patas en él. Otra, dentro de un pastel enterró su golosina.

Así, si bien se examina, los humanos corazones perecen en las prisiones del vicio que los domina”.

 

Las moscas son una señal delatora de basura, muertos, comida y prácticamente de todo lo que sea orgánico, vivo o descompuesto; parecen estar en todas partes y hay diferentes especies, pero la mosca doméstica, esa que nos acompaña donde haya una domus, vive como adulta  – si no se encuentra con un matamoscas en su ruta, fallece de un periodicazo o perece ahogada por los vapores de un moderno spray insecticida- unos 20 a 25 días.

 

Las moscas “se reproducen como moscas”  y hay moscas para rato, “for if the flies”, como me gusta decir en una traducción “pegadita a la letra” al inglés para hacerme el “muy” y por si las moscas, con esta reiteración en anglosalsa del título termino el post antes de que se mosqueen y cambien de blog.

 

Imagen: animales.dibujos.net

 

 

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.