LA RADIO… ¿ESTÁ MÁS CERCA DE LA GENTE?


LA RADIO ESTÁ MÁS CERCA DE LA GENTE

Una promoción radial que se hizo muy popular, “LA RADIO ESTÁ MÁS CERCA DE LA GENTE”, me parece que a estas alturas está perdiendo vigencia porque siento (y es mi caso particular) que en realidad “LA GENTE ESTÁ MÁS LEJOS DE LA RADIO PORQUE LA RADIO ESTÁ MÁS LEJOS DE LA GENTE”.

 

Hoy me entero que la periodista Josefina Townsend, profesional competente y de larga trayectoria en la televisión y la radio como conductora de serios programas de noticias, con importante opinión orientadora, ha sido despedida del programa noticioso de RPP, la radio que se precia de tener la mayor audiencia a nivel nacional, que conducía y que además, según ella misma lo manifestó a través de su cuenta de Twitter, la empresa le impidió participar en lo que era su último programa al aire en esta emisora y despedirse de su audiencia.

 

Parece ser (por lo menos esto es lo que se comenta y “cuando el río suena es porque piedras trae”) que se decidió su cese porque algunas preguntas que hizo “incomodaron” a “alguien” (o tal vez a varios “álguienes”) con algún poder político o monetario (o tal vez los dos, vaya usted a saber) y para no crearse problemas, no enemistarse con nadie (y menos con poderosos y políticos) dando muestras de “pluralidad” en la radioemisora decidieron hacer lo que siempre sucede: provocar la rotura de la pita por el lado más delgado, solo que esta vez (también como de costumbre) el lado Delgado, que es el apellido de los dueños de la radio, se mantuvo incólume y la pita se rompió por el lado delgadísimo, o sea el de la periodista Josefina Townsend.   

 

He podido leer pronunciamientos y protestas por el hecho y lo que esto significa para los periodistas, que no es lo mismo que las empresas periodísticas que no serían nada sin los primeros; humildemente me sumo con un acto que es puramente simbólico, pero que creo es lo único que personalmente puedo hacer: eliminar a RPP de la televisión, Internet y la radio, como medio para informarme; sé que esta acción es microscópica frente a un vasto universo, pero no puedo estar de acuerdo con lo que ha sucedido.

 

Creo que su eslogan “Una sola voz para todo el Perú” que busca definir a la cadena radial, se convierte en una voz a medias y ya no “para todo el Perú” porque soy peruano y conmigo no cuenten.

 

Imagen: fotosdeluto.com

 

Anuncios

FINAL CON CIGARRILLO


FINAL CON CIGARRILLO

Estaba fumando su primer cigarrillo de la mañana y mirando por la ventana que daba al mar, justo delante tenía un puente que no sin ningún río debajo pero que salvaba la quebrada por donde alguna vez hace quién sabe cuánto tiempo, corrió agua, precisamente hacia ese mar que ahora se adivinaba gris.

 

De pronto se fijó en la figura que tenía puesta una prenda roja –“tal vez una casaca porque hace frío”, pensó- y le pareció curioso que a esa hora solitaria alguien estuviera en el puente, observando el mar; la figura caminó un poco y  le pareció ver una tenue nubecita que le hizo pensar que el personaje estaba fumando.

 

La mujer –porque ahora distinguía mejor- aceleró el paso y la lucecita de la brasa del cigarrillo voló en el aire, hacia la quebrada; un instante después, detrás de ella, vio como la mancha roja la seguía.

 

 

Imagen: carlosvirtual.com

EL OLOR DEL RECUERDO


EL OLOR DEL RECUERDO

 

Los olores hacen que la memoria se active y empiece la película que trae las imágenes: todo puede empezar con el aroma de una torta recién sacada del horno que nos trae infancia, cariño maternal, el sabor insuperable a la vainilla, tardes de vacaciones y un estrujar del corazón que añora los pasados.

 

Puede también ser el olor de un libro, esa curiosa combinación de olor a papel, a tinta vieja, a goma y a guardado que nos trae piratas a la sala o instala Mompracem más allá del jardín y cerremos los ojos para que a esos olores se sume el de la pólvora, el del mar y eso que no parece tener olor alguno, que es el adiós.

 

Los olores son los efluvios que almacenamos de algún modo para recordar, por más explicaciones que nos den sobre que son moléculas que viajan por el aire y que el olfato percibe y se tornan en impulsos que llegan al cerebro que pone a funcionar determinados mecanismos donde la química y la electricidad confluyen, la magia se produce haciéndonos personajes centrales de esa historia nuestra que como un cobertor “patchwork” está hecha de retazos coloridos y abriga…

 

Los olores producen en nosotros eso que es tan extraño y se llama recuerdos.

 

Imagen: guelafoami.blogspot.com

MUNDO INTERNET


MUNDO INTERNET

Era su ventana al mundo aunque no se daba cuenta; todos los días, a la misma hora entraba, se sentaba delante de una pantalla y tecleaba: tecleaba y miraba hasta que se le acercaba el encargado, le decía por señas que era la hora de cerrar, le cobraba por el tiempo usado y después de teclear por última vez para salir de su sesión, se levantaba y se iba lentamente casi de madrugada,  último cliente de la cabina de Internet.

 

Iba a su cuarto, dormía unas horas y después con el agua caliente del termo se preparaba un Nescafé acercando a los labios despacio la taza, por si quemaba.

 

Tenía todo el tiempo y lo único que le preocupaba era volver a su ventana, teclear y enterarse de todo; se había impuesto una rutina: levantarse, Nescafé, ponerse el yin y la camiseta, mirar si tenía monedas, contar los billetes que ponía junto con ellas en el bolsillo, agarrar su casaca –por si hacía frío- y salir a caminar; a eso de las dos, en una carretilla del mercado comer algo, tomar un emoliente y volver a la calle, a caminar hasta la cabina de Internet, donde el encargado lo saludaba como a un viejo conocido, él agitaba una mano, sentándose a teclear y a mirar.

 

Sordomudo, felizmente veía bien y la plata que le dejó su padre antes de irse definitivamente, era bastante,  le alcanzaba para conocer mundo y dedicarse a eso.

 

Imagen: http://www.reasonwhy.es