LA COMIDA DE OTROS


LA COMIDA DE OTROS

Cuidaba ovejas y las llevaba a pastar en la bajadita donde la hierba verde  poco a poco desaparecía dejando espacios de color tierra, hasta que las lluvias de agosto devolvieran esa vida que alimentaba vidas que alimentarían otras vidas después de muertas, pero ese final no alcanzaba a imaginárselo cuando venían a comprarle las ovejas más gordas y le daban el dinero con el que compraba la comida para sus hijos, que nunca comían las ovejas.

Imagen: http://www.diariocordoba.com

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s