EL VACÍO


EL VACÍO

Las pesadillas eran recurrentes y en ellas se veía caminando hacia el borde, mirando la inmensidad del abismo, abriendo los brazos y sintiendo que se acercaban para despertar aterrado cuando unas manos lo empujaban y caía…

 

Los días eran iguales y tenía que ir a desgana a la oficina con el café de la mañana flotándole en el vacío que sentía en su estómago.

Imagen: senderodelmago.blogspot.com

Anuncios