LAS CALÉNDULAS


LAS CALÉNDULAS

Repetía la frasecita “hasta las calendas griegas” siempre, sintiéndose importante; pero decía caléndulas en lugar de calendas y si también hubiera conocido la palabra, tal vez habría dicho calandrias.

 

Su excusa cuando le corrigieron fue que no sabía griego, pero resultó que tampoco conocía las flores: hablaba por hablar nomás.

 

Imagen: http://www.plantasparacurar.com

Anuncios