¡SORPRESA!


SORPRESA

Lo sorprendió y asustó al principio: al abrir la caja el payaso saltó impulsado por un resorte y quedó balanceándose.

 

Empujó al muñeco dentro de la caja, la cerró y esperó, mirándola para ver si algo sucedía, pero nada; al rato volvió con cautela a abrir la caja y no valieron sus precauciones porque el payaso volvió a saltar y lo hizo retroceder.

 

Cerró y abrió varias veces la caja, haciendo que saltara siempre el payaso, pero produciéndole cada vez menos sorpresa y ningún susto: aprendió que la sorpresa podía producir miedo, pero que cuando algo se repetía no tenía por qué sorprenderse ni tener miedo.

 

Los niños aprenden repitiendo y a veces, para ellos, aprender da miedo y sin embargo la curiosidad lo vence.

 

Imagen: depositphotos.com

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

6 comentarios en “¡SORPRESA!”

  1. Una sorpresa, al rato, puede dar miedo, porque creo que este necesita ser “racionalizado”; el “miedo irracional” creo también que es (su nombre lo dice) el que carece de motivo y se manifiesta muchas veces por aversión a algo banal…. La sorpresa es instantánea, “deslumbrante”; el miedo suele ser oscuro…. ¡Gracias Awilda por comentar! 🙂 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s