OCULTAR LA EVIDENCIA


OCULTAR LA EVIDENCIA

No lo podía evitar: su rostro delataba todo lo que le estuviera sucediendo por más que tratara de evitarlo.

 

Era una especie de semáforo donde el rojo se encendía fácilmente por la vergüenza o el azoro, los ojos se abrían incrédulos, se levantaban las dos cejas o solo una; la boca se contraía, sonreía o emitía un silencioso “¡no…!”…

 

Siempre, los demás le llevaban ventaja y no podía ocultar nada; tal vez por eso decidió usar una máscara que siempre sonreía.

 

Imagen: es.aliexpress.com

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

10 comentarios en “OCULTAR LA EVIDENCIA”

  1. Estamos como el camaleón y aquella película de la momia, donde la momia se encuentra con un judío y le enseñaba muchas imágenes, le hablaba en diferentes lenguas y dice la momia: “Me puedes ser útil, hablas el lenguaje de los esclavos”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s