DESPEDIDAS


DESPEDIDAS

La alegría era manifiesta en todo y en todos menos en él; ese fin de año había recibido la noticia de su despido en el trabajo y un sobre que contenía su liquidación.

 

y Decidió gastar: se compró ropa, salió a comer, compró dos botellas de pisco del mejorcito y se fue a su departamento con la decisión de emborracharse aunque el médico le había advertido que no debía tomar.

 

En la cocina tomó el primer pisco, sintiendo que el alcohol bajaba por su garganta con una sensación extraña y agradable; llevó la botella y el vaso a la salita y se sentó frente al televisor encendiéndolo con el control remoto: en todos los canales había imágenes de fiesta.

 

Se sirvió otro poco de pisco y pensó en no pensar; un trago más y otro después y otro y otro, lo llevaron a casi terminar la botella.

 

Automáticamente la llevó a la cocina y la puso en una alacena para regresar al sillón: al rato se quedó dormido mientras en el televisor la celebración ponía globos, música y colores.

 

Despedían el año, a él lo habían despedido del trabajo y, dormido, se fue de la vida sin despedirse de nadie.

 

 

 

Imagen: http://www.taringa.net