CALIENTE


www.surfosmagazine.com

 El sol calentaba calles, edificios y cabezas; era la hora en que el calor llegaba a su punto máximo, cuando hasta la ropa fastidiaba y los perros buscaban cualquier sombra para protegerse.

 

Él avanzó unos pasos, dudó, miró hacia arriba, al cielo y la luz le hirió los ojos, haciendo que los cerrara; decidió que sería por el fuego y que esa noche ella sentiría el mismo calor de ese mediodía asfixiante.

 

 

Imagen: http://www.surfosmagazine.com