CARTA DE UN VECINO


Sin título

 Señores propietarios del condominio “Los Robles”.

 

Estimados vecinos:

A través de la presente quiero agradecerles a todos ustedes, los saludos y las muestras de aprecio que me han hecho llegar, por haber recibido el alto honor de juramentar como Presidente de la República.

También quiero agradecer su comprensión por las incomodidades generadas por las acciones de seguridad propias del cargo, que de alguna forma han alterado la paz y tranquilidad de nuestro condominio.

Quiero comunicarles que he decidido trasladar mi residencia a Palacio de Gobierno, hasta el final del periodo de mi cargo como Presidente de la República, esto con la finalidad de no seguir perturbando la vida cotidiana de los vecinos, luego de los cual retornaré a mi departamento para disfrutar de lo agradable que resulta convivir con todos ustedes.

Atentamente su vecino.

 

 

Esta es la carta que hizo llegar Martín Vizcarra a sus vecinos del condominio donde habita; nunca antes, que yo sepa, se ha dado este gesto en quienes fueron elegidos para el más alto cargo del país lo que revela a un hombre respetuoso y amable.

 

A Martín Vizcarra, la mayoría de la población solamente lo conoce por las noticias: muy buenas unas, tendenciosas otras y las cambiantes opiniones de los políticos creo que no deben ser tenidas en cuenta porque se generan de acuerdo a su propia y personal conveniencia.

 

Una carta y un gesto: algo sencillo pero decidor.

 

Creo que a pesar de sonrisas y aplausos, no se la van a hacer fácil al ingeniero Vizcarra, pero tengo esperanza en lo que va a hacer, porque ha empezado por lo pequeño.

Anuncios

EL REGALO


th

Su padre le había dicho que cuando cumpliera años, le daría como regalo el grueso libro encuadernado que estaba en el último anaquel del estante que estaba pegado a la puerta, dentro de la biblioteca;  ése, al que por más que tratara no llegaría, ni usando la escalerita con la que los mayores sí alcanzaban…

 

Desde abajo veía el lomo rojo y soñaba por las noches con las historias que contendrían las páginas, seguramente dibujos fantásticos o hermosas fotografías de lugares perdidos; el libro era su obsesión y la promesa nunca había precisado en qué cumpleaños recibiría el regalo.

 

Pasó el tiempo y cada vez que preguntaba por el libro, la respuesta era la misma: “Cuando cumplas años”; ya llegaba con la escalera hasta la parte del estante donde reposaba, un poco ladeado, el grueso libro rojo y una tarde en que estaba solo en casa, subió hasta lo que consideraba suyo, para ver que el libro tenía una cerradura que le impedía abrirlo y ver.

 

Cumplió los dieciocho y ese día, después del desayuno, su padre le dijo: “Hoy cumpliste dieciocho y el libro es tu regalo de cumpleaños, vamos al escritorio…”; allí fueron y el padre subió por la escalera sin aceptar que el muchacho lo ayudara: bajó el libro, lo puso sobre la mesa y de su cuello sacó una cadenita que sujetaba una pequeña llave.

 

Toma, el libro está cerrado con esta llave única que te entrego; yo la llevo conmigo desde que tú naciste y el libro, que siempre fue promesa, desde ahora es totalmente tuyo”.

 

El muchacho, colocó la llave en la cerradura dorada, como eran dorados los bordes de las hojas: giró y abrió la tapa, dentro, en la primera página, decía con letra manuscrita elegante: “¡FELIZ VIDA!, tu Padre.”; pasó una, dos, tres páginas y todas estaban en blanco: volteó con cara de pregunta, sorpresa y decepción y su padre le dijo: “Cumples dieciocho años y estás empezando a ser adulto, el libro es como tu vida hacia el futuro: está íntegramente en blanco para que en él, tus días llenen hoja tras hoja…

 

El muchacho tenía la vida entre sus manos, la llave para abrirla y los días en blanco.

 

 

Imagen: sp.depositphotos.com

¿PRESENTIMIENTO?


hombre-brutal-en-una-camisa-con-las-mangas-cortas-que-se-sientan-en-una-silla-roja-68233180

Sintió que iba a suceder. Era la primera vez que le ocurría algo así y primero se asustó mucho: había sido como un vahído que solamente duró un instante, pero luego pasó; se quedó pensando un rato en su padre, saliendo de la casa, rumbo al trabajo.

 

Esa noche, estuvo muy nervioso hasta que no pudo más y regresó a la casa: abrió despacio la puerta de calle y le volvió el alma al cuerpo  al escuchar la voz de su padre que preguntaba si era él.

 

No se le ocurrió comentarle que lo había visto caer del andamio y tuvo que correr a darle un abrazo silencioso.

 

 

 

Imagen: es.dreamstime.com

“Mariposas del Perú, el país con más especies de mariposas en el mundo”


¡Colorido record….!

Pura Inocencia Natural

Rhetus periander, CRAMER, 1777

Familia: RIODINIDAE

Subfamilia: RIODININAE

Rhetus periander Rhetus-periande (Frente)

Hermoso color azul que resalta en el género Rhetus periander, hay tres especies en éste rango; Arcius, y Dysonii. Periander es la más común y de mayor expansión. Las mariposas copulan temprano por la mañana cuando la temperatura del sol es más caliente. Elevados en una altura de entre 3 y 8 metros sobre la superficie copulan sobre las hojas de los árboles. Los machos de esta especie disfrutan  de los minerales que absorben del lodo formado por las lluvias en los bosques tropicales de la selva.

Existen alrededor de 1300 especies de Riodinidae en el mundo, la mayoría distribuidas en las zonas neo tropicales pero, muchas de están también han sido vistas en el Viejo Mundo.

Los rituales del cortejo puden ser muy complejos. La coloración en las alas son usadas para atraer a la pareja, los vuelos de…

Ver la entrada original 128 palabras más

LOS DELINCUENTES


RATAS

Tienen sus apellidos, nombres y alias; usan terno y corbata, visten camisas blancas o de colores vivos, a rayas o a cuadritos; sonríen para la foto del instante, tienen familia y caminan mezclándose en con gente; son hombres y mujeres, algunos tienen deudas con la justicia y hay otros que dicen ser profesionales sin tener profesión.

 

Falsean documentos, graban en reuniones a escondidas, chantajean a los chantajeadores, se adjudican con fraude los terrenos de otros, cobran cupos, amenazan y matan; desde las cárceles organizan y dirigen sus bandas,  roban casas, asaltan transeúntes, cobran intereses usurarios y si no pagas, mueres; amañan los contratos y tienen como negocio defender prostitutas.

 

Están por todas partes con su disfraz de ciudadanos honrados, listos para saltar sobre la presa que acaba de salir del banco, mandándole la moto y ajustando el botón del ascensor para llegar a las nueve a su oficina; despistan haciéndose los locos y mirando a otro sitio cuando las papas queman y es a otros a los que echan la culpa.

 

Viven en lupanares, residencias lujosas, pisitos de alquiler o casas con jardín; se hacen los que trabajan, engañan a la gente y siguen saludando, sonriéndole a todos.

 

Han hecho de la necesidad del otro su fuente de riqueza, asaltan microbuses, sustraen en las tiendas, engañan en el peso, modifican balanzas y balances para obtener ganancias; son corruptos pero dicen luchar – “caiga quien caiga”- contra la corrupción; se santiguan frente a las iglesias y no pagan la pensión de alimentos.

 

Delincuentes nos invaden en calles en las plazas, en edificios, avenidas y parques; están por todas partes y si es que volasen taparían el sol: siempre estaría oscuro… Es que en la oscuridad medran, cometen sus chanchullos y luego, tan campantes van a tomar cerveza y se frotan las manos.

 

Los hay de toda laya: creen que están primero, llegan tarde a las coas pero compran un sitio, son altos y son bajos, gordos o de buen ver; pero son delincuentes y eso no se les borra ni usando lejía;  ¿qué hacer?: no lo sé bien pero sí que hay hartazgo y que se dice fuerte “¿por qué no se van todos?, es que “con menos bulto siempre hay más claridad”.

HAY POSTES EN LA VIDA…


poste_2

Caminaba con la cabeza baja y sumido en sus pensamientos; tanta era su distracción que no vio el poste de luz y chocó con él, reaccionando, pensó que tal vez habría cosas peores y que en el fondo valía más que se diera cuenta.

 

Era de día y la luz del poste estaba apagada, pero la realidad funcionó como luz: en verdad fue como un fogonazo brillante que no duró nada pero lo iluminó para comprender que si seguía distraído lo iban a atropellar cruzando la avenida y francamente prefería ser alguien vivo, con problemas, que un pedazo de carne cubierto con periódicos.

 

 

 

Imagen: www. tropezón.cl