POR LA CALLE


www.taringa.net

 No sabe por qué, pero lo miran y se alejan; la calle es igual a otras calles y la gente también.

 

A veces se ríen de él, cuchichean y mueven la cabeza, pero no se acercan: se limitan a mirarlo para seguir su camino, conversando de él, seguramente.

 

Come poco, porque cuando se acerca a un restaurante y se para en la puerta, al rato le dan una bolsita de plástico y hacen señas para se vaya, sin decirle nada, sonriendo, con miedo.

 

Cartones y periódicos son su cama y abrigo, que lleva amarrados con pita y cualquier portal, su habitación por las noches.

 

Pasan años y días pero él no los cuenta, porque sonríe al recordar cuando era un chico y subía hasta la cima del cerro para mirar el mundo.

 

 

 

Imagen: http://www.taringa.net

Anuncios

CARAS VEMOS


 

www.rtve.es

Ponía cara de sorpresa, por ejemplo, o como él decía  su “cara número diez”, porque estaba seguro de poder expresar sus emociones de modo tal que independientemente de lo que estuviera pensando, demostraba lo que quisiera.

 

Todo se fue al tacho de basura cuando le anunciaron que lo habían “jalado” en el examen de ingreso y se puso a llorar delante de los que no serían sus compañeros.

 

 

Imagen: http://www.rtve.es

VIENTO


galeria.dibujos.net

El viento le agitaba los cabellos y él creía que se los llevaba de a pocos, por eso usaba sombrero o gorra siempre que estaba afuera, cuidándose; ya crecido y calvo, siempre le echó la culpa al viento y no se fijó nunca que dentro de sombreros y gorras se iban sus cabellos, porque al asunto genético no hay quien le engañe.

 

 

 

Imagen: galeria.dibujos.net

LIMA.


Lima plaza de armas. WIKIPEDIAjpg

Si alguien me preguntara como es Lima, le diría es una hermosa ciudad, grande, que tiene al mar como vecino y aunque por muchas partes está descuidada, posee tesoros que vale la pena ver; es Lima tierra de santos, tradiciones e historias.

 
Lima, en la que casi nunca llueve (solo garúa o llovizna)  según decía don Héctor Velarde, escritor y arquitecto limeño  por supuesto, no tiene invierno sino “inviernito”, ni verano, sino “veranito”; en ella casi no se conocen los extremos y el diminutivo resulta una constante: “un ratito”, “ahorita”, “caramelito”, “una estampita”…

 

 

Podemos encontrar una calle llamada “Pericotes”, otra “Pelota” o la “Siete Jeringas”; irnos al barrio de “Mirones” o ver ponerse al sol, que parece bañarse, desde “La Punta”.

 

 

Debe ser porque soy limeño, pero me gusta mucho Lima,  esta ciudad repleta de pasados, con un hoy gastronómico y su cielo, el de siempre, color “panza de burro”.

lima-peru yainis.com-jpg

www.elcomercio.es

 

Imágenes: www.elcomercio.es / Wikipedia/perupassion/yainis.com/geo4

 

eltigredepapel


cropped-istigre-origami-blogvecindad-com

Sí, es un blog nuevo (que trataré de perfeccionar), además de este que ya lleva bastantes años y tiene más de 1,000 seguidores, que estoy empezando a escribir.

Aspiro a que sea un poco distinto, más localista en temas, aunque por las estadísticas mis lectores estén mayoritariamente fuera del Perú…

Lo que sucede es que aquí, en “manologo”, continuaré dando rienda suelta a la “creatividad”, a la imaginación  y las entradas seguirán siendo fantasiosas (porque “fantásticas” suena a “muy buenas” y sé que no lo son) y en “eltigredepapel” la realidad (que parece fantasía) del Perú, será la constante; digamos que es un blog de opinión, donde encontrarán MI opinión y por supuesto la de los que quieran opinar sobre ella.

Trataré de no hacer algo aburrido y les dejo, para que si quieren, lean y comenten: es eltigredepapel en WordPress.

Un abrazo a tod@s (uso @ para estar “a la moda”).

Manolo.

MI MAMÁ ME MIMA


PINTEREST

El pequeño era engreidísimo y a veces resultaba francamente insoportable; sus rabietas, que producía el no obtener lo deseado, fueron célebres y en la familia todos trataban de darle gusto para no tener que sufrir una.

 

Así creció, engreído y estrellándose contra una realidad que no resultaba tan dulce como hubiera querido; ya viejo, quienes tenían contacto con él lo consideraban un amargado y tejían mil teorías.

 

No se imaginaban que todo había empezado cuando la chica le dijo que no.

 

Imagen: PINTEREST.