LA SOLUCIÓN SOÑADA.


 

Vajilla - www.asturiasdiario.es 

Había pagado varias talegas repletas de monedas de oro con su efigie por la fábrica de loza de la comarca, que en millas a la redonda era la única y con esto empezaba con la parte soñada de su plan: hacerse mucho más rico de lo que ya era y acumular más poder que el que le confería ser amo indiscutido y estar respaldado por un ejército donde quienes lo comandaban usaban relucientes armaduras; las caballerizas estaban llenas de caballos entrenados que, si era necesario, irían a la guerra con gualdrapas tejidas con hilos que brillaban al sol y protectores de metal para que las flechas, las lanzas y otras armas no los hirieran.

 

La segunda parte del plan consistiría en pronunciar un edicto que ya tenía preparado, por el cual se informaba a la población que por motivos de seguridad y para evitar el contagio de una mortífera peste que, según se decía, asolaba lugares lejanos, pero que tenían comercio marítimo con ellos, se ordenaba, después de cada comida, destruir la vajilla en que se la hubiera servido.  No podía haber ninguna duda en el cumplimiento de esta ordenanza, que tenía la fuerza de la ley (que era finalmente él, por supuesto), ni tampoco se permitirían comentarios al respecto en público o en privado.

 

Las piezas de vajilla que su fábrica de loza produciría –había maquinado- serían compradas siempre y en cantidades por los ciudadanos que no tendrían otra opción.

 

Se frotaba las manos, pero no por el frío, sino porque se avizoraba más y más rico, más y más poderoso; sucedía que no le bastaban las venias, los discursos de loor ni las riquezas que acumulaba.

 

Se fue a dormir riendo y se llevó un vaso de loza con agua, que rompería a la mañana siguiente, en presencia de sus servidores, para dar el ejemplo.

 

Despertó y desperezándose luego de un sueño que lo hizo sonreír dormido, pensó que al mediodía tenía que estar en su trabajo de lavaplatos de un restaurante en el centro de Lima, cosa que lo tenía francamente harto.

 

 

Imagen: http://www.asturiasdiario.es

Anuncios