EL EXPRESS DIARIO.


 

café-express- es.dreamstime.com 

Como todos los días, fui a tomar mi café express a media mañana en la barra del restaurante de siempre; me acomodé, abrí el libro que llevaba y el mozo, sin preguntarme nada porque me veía todos los días, puso delante de mí una taza humeante y un vaso con agua: “¡Servido!” dijo.

 

Yo, distraído por la lectura asentí y cogí la pequeña tacita blanca (el café lo tomo sin azúcar y digo que con ella sabe a “toffee*”: que un coffee no puede ser toffee) y al ir a llevármela a la boca, vi algo que me hizo llamar al mozo: “¿Sí señor?”, dijo amable, a lo que yo respondí señalándome el labio inferior: “¿Ve si tengo algo aquí…?”.

 

Me miró atentamente y me respondió “Nada, no tiene nada… ¿le duele?”  “No, no me duele, pero entonces, si no tengo nada ¿cómo hice esto…?” respondí y volteando la tacita de café recién servido, le mostré la huella de lápiz labial rojo que había en el borde.

 

Imagen:  dreamstime.com

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

39 comentarios en “EL EXPRESS DIARIO.”

  1. Son esos pequeños detalles los que construyen nuestra vida; miles en realidad y cada uno tiene o tuvo su espacio, su momento y su importancia… ¡Gracias por leer y comentar! 🙂 🙂

  2. ¡JAJAJA! Siempre he creído que es mejor sugerir que gritar y claro, a veces es divertido ver como la otra persona reacciona ante algo así. Los gritos se olvidan, pero las sonrisas (sobre todo las culpables) nunca. ¡Un abrazo, amigo, y gracias por leer y comentar….! 🙂 🙂

  3. No, creo que me conformé con sus disculpas, su confusión y le acepté otro express, pero sin pintura de labios. Recuerdo que no me cobraron. 🙂 🙂

  4. No lo soy tanto, rio cuando disfruto a la compañia. Me agrada tu bondad cuando dejas pasar mis reclamos.

  5. Cuando alguien dice que no es “tan inteligente”, hay que tener cuidado, porque lo más inteligente es considerar que no se es tanto… ¡Yo también disfruto y me divierto leyendo/conversando, aunque sea internéticamente… Si uno no reclama se queda con las palabras convertidas en puntos suspensivos, que suspenden toda comunicación… 🙂 🙂

  6. ¡Siempre! Sin embargo eso no quiere decir que uno ofenda as otros; “La Verdad Bien Dicha”, lema mundial de McCann Ericsson, mi “agencia de publicidad madre”, donde empecé a escribir profesionalmente allá por el 69, se me quedó grabado para siempre. 🙂 🙂

  7. a veces es inevitable que la otra parte se sienta ofendida, ya sea porque lo dicho no le conviene.

  8. Las cosas han de decirse, creo, de manera que no se rompa la comunicación, si eso se quiere. Por ejemplo, un occidental viendo en su amigo con el cual conversa una corbata floreada y camisa a cuadros, normalmente dirá: “Oye, ¡No sabes que las flores de tu corbata no tienen nada que hacer con los cuadritos de la camisa…? ¡Se ve horrible!” y la comunicación se cortará o dañará por esa directa “sinceridad”. Un japonés, al ver lo mismo diría seguramente: “¡Qué curiosa y original combinación que has hecho poniéndote una corbata floreada y una camisa a cuadros…! Se ve raro. ” y la comunicación seguirá, aunque sea para definir el porqué de lo original, curioso y raro… Decir las cosas no significa “espetar” las cosas. Hay varias maneras de decirlas sin mentir, pero sin ofender. Sin que la comunicación sufra. A veces suele ser un mal manejo de la comunicación: “incomunicación”, le llaman algunos. Creo. 🙂 🙂

  9. Ayer una chica llevó el texto de su hija, dijo: Aquí manda mi hija para que lean, le dijimos que ella debía llegar para que diera lectura a su idea. La señora se molestó, quiso a la fuerza dieramos lectura al cuento, porque su hija no quiere ir a leer con nosotros.

  10. Hay que decirle, creo, que existen reglas y que si alguien quiere ser miembro del club debe acatarlas o dejar de ser miembro. Nadie lo obliga a serlo.
    Disculpa, ¿es un taller de escritura?… La señora rompió la comunicación unilateralmente porque creo que no entiende que escribir y responder por lo escrito es algo personal. Clareo, están los “negros” (con perdón de lo discriminatorio de la palabra y la frase, que se usa en España, por ejemplo) literarios o “ghost writers”, pero como sabes esos son profesionales a los que se les paga por su trabajo. ¿Le habrán pagado a la señora para que lea? Si ella dice (y hay que creerle) que es algo de su hija y ella (la hija) no quiere ir, aunque aceptó participar y conoce las reglas o usos acostumbrados…. Creo que así tiene que ser… SEuO.

  11. De acuerdo con vos en todo, pero manipula para hacer ver que la marginamos a proposito. Deja de dirigirnos la palabra y luego hacer ver que no le queremos hablar. Yo dije lo mismo que vos, deben poner reglas.

  12. Que manipule su lapicero, escriba y use su voz para decir lo que su mente, a través de su mano, que manipula el lapicero, escribió (o será que “dedula” teclas…) 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s