CHEVALIER.


CHEVALIER

Había cosas que la gente importante tenía y él quería ser importante, pero la mayoría de esas cosas eran sumamente caras y no tenía dinero, por lo menos no lo suficiente.

 

Tras mucho pensar y analizar, encontró que un anillo podía ser el que lo hiciera sentirse importante y que los demás lo consideraran así.

 

Empeñó algo de lo que tenía y reunió el dinero necesario para comprar, en la joyería del barrio, un anillo: “chevalier”, le dijeron que se llamaba y que traducido al castellano significaba “caballero”; le pareció una señal del destino porque el anillo lo identificaría con un caballero, alguien importante…

 

Cuando salió del establecimiento con el anillo puesto en el dedo meñique de su mano derecha, lo miró y la piedra, que estaba engastada en una especie de coronita sobresaliente, destelló con reflejos su pretendida condición de rubí.

 

Orgulloso, se miraba la mano e imaginaba que a partir de ahora le reconocerían su calidad de caballero importante con solo ver el anillo.

 

Lo que no sabía es que el oro era bronce dorado y la piedra roja un vidrio facetado; no lo supo hasta que una necesidad urgente le llevó a empeñar su símbolo de importancia y después de examinar el “chevalier” se lo dijeron, devolviéndoselo; salió de la casa de empeños sin el dinero que necesitaba y con el anillo otra vez puesto en el dedo meñique de la mano derecha; al verlo brillar al sol, pensó que si él había creído, podía hacer creer a los demás que era un importante caballero, porque el anillo “pegaba su gatazo*”.

 

*Coloquial: se dice de aquello que parece pero no es; algo “de buen ver”.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

15 comentarios en “CHEVALIER.”

  1. Asi es Manolo. Pero esa es la etica de las apariencias, el ser humano tiene algo bueno. A mi me gustaban los anillos de lata. 😀

  2. Je, je, me parece que tu anillo chavalier tiene mucho del “traje del emperador”: es posible que cuele entre los demás hasta que un niño diga a su madre: “Mira, mamá, ese señor lleva los dedos con roña, como yo cuando me regañas”… porque ya se sabe que el bronce dorado deja un feo color al contacto con la piel. Un abrazo, Manolo: ¡cómo ves, he conseguido entrar por fin!

  3. Ciertamente, pero mi personaje es crédulo, cree que los demás lo son y por si acaso se lava las manchas verdosas de su dedo con detergente todas las noches. Puede más el sentirse importante y aparentarlo que la “mugre dédica” ¡Qué bueno que pudieras ver las entradas! Yo en eso soy a veces (muchas), como se dice por aquí, “una taba” (un zapato). ¡Gran abrazo! 🙂 🙂

  4. Mientras no se envenene con el sulfato de cobre todo irá bien, el quiero y no puedo es el mal de muchos. No les sirve de consuelo por su necedad de aparentar lo que no son.

  5. A no ser que no se lave y se chupe todo el dedo… (el mal sabor lo alertaría, creo; porque el sentido del gusto , o sea el de “paladear”, lo conserva, porque creo que el “buen gusto” se le fue al diablo (o nunca lo tuvo): ¡mira nomás que anillo…! Hay gente que aparenta siempre para hacer cierto el dicho aquel: “Por fuera flores y por adentro temblores”. ¡Gracias por leer y comentar! 🙂 🙂

  6. En la vida real es muy común, hay quien se empeña para ser vistos con cadenas y pulsera de oro o trajes de marca. Cada uno es feliz según sus expectativas.

    Por leer y comentar no hay problema.
    Un saludo

  7. Pues para mí es más divertido lanzar piedras y hacer ondas, en el agua, que gastarme los ahorros en bisutería barata o cara 🙂 🙂

  8. Lo que evidencia el personaje al exhibir con orgullo el anillo tras indicarle el tasador que le habían dado gato por liebre no es más que es un elevado grado de conformidad.

  9. El problema es cuando el ser humano quiere aparentar lo que no es con el fin de obtener algo. Nadie creería que un anillo de lata es de plata (le faltaría la p) o de platino y no te imagino tratando de hacerlos pasar por algo que no son: “son de lata, pero qué bien hechos ¿no?…” 🙂 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s