TARDE.


 

EL TIEMPO

La frase se le había quedado: “El tiempo lo cura todo”.

 

Cuando más deseaba curarse, se dio cuenta

que ya no le quedaba tiempo.

Anuncios

MACETAS.


 

MACETAS

Cuando había decidido vengarse, no se le ocurrió que algo podía salir mal; eso pensaba en la cama del hospital donde estaba y al que le llevaron los bomberos cuando lo recogieron en la calle esa noche, porque se había caído al tratar                     –equilibrista no era- de orinar en las macetas de esa vecina, la vieja odiosa del departamento contiguo.