ENÉSIMA LLAMADA.


 

CELULAR EN AGUA

Sonó el teléfono celular y respondió como lo hacía con todas las llamadas; por enésima vez le ofrecieron un descuento importante si se cambiaba de compañía telefónica.

 

Echó el celular en la tina con agua casi caliente, donde se había metido con el corte en la muñeca: el teléfono fue el primero en morir.

Anuncios