EMPATE.


EMPATE

Había pasado tanto que decidió que la vida no lo quería y si era así, él no quería a la vida: estaban empatados.

 

Fue su razón para pegarse un tiro.

Anuncios