LA SONRISA.


LA SONRISA

Una sonrisa se activaba en su rostro daba la impresión de bienvenida a quienes la veían. Saludaban cortésmente y pensaban que el caballero ese era amable y simpático; nadie pensaba que detrás de esa sonrisa estaba el fantasma de un conquistador que se había abierto paso por la vida a fuerza de sonrisas y que ahora lo que veían era una mueca vacía.