ÁNGEL.


ÁNGEL

“¡Ángel…, Ángeel…, Ángeeeeeellll….!”

 

Los niños llamaban desparramados por el parque, a su amiguito que se había escondido: “¡Ángeeeeeellll….!”.

 

De pronto, un joven se acercó al grupo y preguntó: “¿Me llamaban?”; fue en el momento justo que una niña descubría al amigo que trataba de ocultarse detrás de un árbol: “¡Aquí estáááá…!

 

El joven miró a los niños,  acomodó su aureola y diciendo “Perdonen, es un error”, desapareció, convirtiéndose en nube.

Anuncios