ZURDO.


 

ZURDO

Todo era confuso.

 

Flotaba, aunque no conociera la palabra; sin saber sus nombres, movía las piernas y los brazos.

 

El instinto hacía que se chupara el dedo de la mano izquierda y lo rodeaba una penumbra líquida que no podía ver.

 

De pronto el todo se confundió aún más: rítmicamente, algo lo impulsaba.

 

Hubo una claridad, que después conocería como luz, porque había llegado aunque no lo sabía; con el aire llenando sus pulmones, gritó.

 

Empezaba gritando y viviría gritando para irse en silencio.

Anuncios