¡AVANCEN HERMANOS!


 

 

AVANCEN HNOS.

El guachimán no deja pasar a la señora y dice que “mayormente desconoce”.

 

La funcionaria de la ventanilla no se ocupa de atender porque está “ocupada” chateando por su celular.

 

El chofer del microbús choca causando un accidente, porque la música salsa que puso a todo volumen en la radio, no le dejó escuchar el pitazo.

 

El alumno no entiende lo que dice el profesor en la clase porque está pensando en la juerga del viernes.

 

El cachinero vende “baratito nomás” el medicamento al que borró la fecha de vencimiento.

 

El cocinero del restaurante le echa más agua al caldo para que “alcance”.

 

“¡Avancen hermanos!” grita el mayordomo de la cuadrilla de cargadores del Señor de los Milagros.