SACRIFICIO A LA LLUVIA.


 

LLUVIA

Llovía, pareciendo que el cielo se deshiciera en agua o que estuviera cayendo toda la contenida desde siempre por un dique invisible.

 

Llovía y nunca una lluvia había durado tanto, haciendo que los ríos se salieran del camino trazado y las gotas repiquetearan sobre el espejo maligno de unas aguas que lo inundaban todo.

 

Llovía y hasta que la corriente turbulenta de un río que había sido arroyo se lo llevó, no paró de llover.