PENSAMIENTOS DE PEINE.


PEINE

 

El peine tenía dificultades para cumplir su labor, porque el pelo de la chica era una verdadera maraña; se atracaba y le resultaba imposible avanzar.

 

Lleno de cabellos arrancados, en la mesita miraba a la escobilla de cerdas de alambre que estaba a su lado, muy modosa y pensaba: “esta sí que va a meter en un enredo”.