EL TEJEDOR DE HISTORIAS.


 

GATO EN VENTANA

Mirar por la ventana era su entrenamiento; se veían tantas cosas que las historias que iba construyendo le servían para pasar el tiempo que tenía de sobra.

 

Lo que le dolía era no saber escribir y tener la seguridad que lo que hubieran podido ser entretenidos relatos se irían con él pronto.

 

A los 93 años no hay suficiente tiempo para aprender.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

14 comentarios sobre “EL TEJEDOR DE HISTORIAS.”

  1. Es verdad que queda poco tiempo para aprender a esa edad pero también el día está libre de ocupaciones, así que si hay salud suficiente, ¿por qué no intentarlo? aunque no salga bien.
    Las ventanas están llenas de posibilidades

      1. El narrador es un fabulador.
        Mañana empezaré con “Desde la ventana” para contar las historias que me contó el Tejedor… Abrazo y gracias por la idea. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s