LA HORIZONTAL.


 

María Antonieta y Manuel Enrique en la terraza de abajo - copia

Cuando yo era chico, mi padre decía los sábados por la tarde: “Voy a tomar la horizontal” y yo creía que se trataba de alguna pastilla. En mi ingenuidad, pregunté a mi madre si ese día (un martes, por ejemplo) Manuel Enrique no iba a tomar “la horizontal”. Me respondió que sólo los sábados él se acostaba después de almorzar para tomar siesta.