GATO.


GATO DURMIENDO

El gato saltó por la ventana y se estiró al sol para después  dormir en apariencia.

 

¡Vida de gato!” pensó ella y siguió con los quehaceres de la casa.

 

El gato, que se hacía el dormido, disfrutaba del sol mientras pensaba: “¡Vida de gente!” y se durmió de veras.

Anuncios