EL TRISTEMENTE CÉLEBRE.


caín

Entró en la Historia de un modo que ni siquiera pudo imaginar.

 

Se le recuerda en títulos de novelas, apodos, todo tipo de dichos populares y han sido pocas las veces que un recién nacido lleve su nombre.

 

Es que llamarse Caín no es muy recomendable.

Anuncio publicitario