TELESCOPIO.


 

TELESCOPIO

Sucedió lo que nadie se imaginaba: el telescopio del que se decía era el más potente del mundo fue parcialmente destruido por una explosión.

 

Desconcertada, la opinión pública en el planeta tejió mil y una conjeturas, entre ellas atribuir a un grupo terrorista radical el hecho, perpetrado para indicar su poderío, pero no reivindicaron el ataque.

 

Todos estaban lejos de la realidad porque la bomba fue colocada y detonada por un hombre al que le parecía inútil y peligroso saber qué sucedía más allá de las fronteras de la Tierra: era uno de los que limpiaban los baños de las instalaciones y nunca lo descubrieron.

 

 

Anuncios