UNA AMARGA SONRISA.


sonrisa-triste

Cuando cayeron mal, decidió no hacer más bromas; se propuso también no celebrar las ajenas.

 

Cuando algún comentario suyo fue tomado como ofensa, empezó a prescindir de hacer comentarios.

 

Se propuso no sonreír, desde la vez que le dijeron que lo hacía por puro compromiso.

 

Dijeron “¡Qué serio y formal!” al ver que no bromeaba, comentaba o sonreía.

 

Después lo tildaron de callado.

 

Era un muerto en vida, que recordaba el antes con amargura.

 

Sonreía triste al hacerlo, pero a escondidas, para que no lo vieran.

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

10 comentarios sobre “UNA AMARGA SONRISA.”

      1. Si loas comiera, pasaría hambre, porque por aquí no hay…
        A los gatos sí; a los humanos se les suelen caer cuando se dañan o se es muy viejo (generalmente los sacan…).
        Pierce come pellets y en realidad los colmillos, desgarradores, son casi un adorno…
        🙂

  1. Situación común muy bien descrita. Sacrifican su personalidad en aras a la apariencia que deben ofrecer para ser considerados como…

  2. Es que a muchas personas nada les viene bien.
    Hay que leer Facebook para confirmar lo que digo.
    Ser uno mismo, cuesta. pero vale la pena. Eso pienso.
    Un abrazo fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s