PERRO LOBO.


 

perro-lobo-checoslovaco

Aullarle a la Luna no le nacía gracia pero sí le divertía perseguir a los carros, ladrando ensordecedoramente.

 

Las personas le temían por su aspecto lobuno, pero cuando entraba en confianza movía la cola.

 

Nunca supo por qué causaba miedo; tenía un verdadero problema de identidad.

 

No sabía si ser doméstico o salvaje.