EL PELIGRO DE LAS FLORES.


 

flores-del-jacaranda-20164481

Las flores lila o morado clarito que se desprendían de los árboles de jacarandá del Parque de Barranco (lo pongo con mayúsculas porque para mí siempre será el Parque) cubrían el piso de losetas rojas de una capa resbaladiza y pegajosa que si no se tenía cuidado (y los niños no lo teníamos, por supuesto) provocaba caídas y patinazos varios.

 

Recuerdo a las señoras mayores que se levantaban de su descanso en alguna de las bancas del Parque y se aventuraban lentamente sobre el espacio inseguro que para los chicos era un puro deleite; las recuerdo porque ahora entiendo que una caída más que el ridículo que se pasa, puede ser fatal.

 

Hay una edad en que el peligro no se conoce.