AMANECER.


amanecer

 

 

Todavía estaba oscuro y él aguardaba, sentado en una piedra.

 

Poco a poco la claridad empezó a espantar a la noche y se hizo la luz, revelando el paisaje.

 

Como cada mañana, la luz lo pintaba todo.

 

Él se puso de pie y silenciosamente levantó los brazos dando gracias.