DESEO DE AÑO NUEVO.


 

dedo-cruzado

Deseó con todas sus fuerzas que todo cambiara igual que lo había hecho cuando quiso con mucha intensidad, cuando era chico, que al abrir los ojos la oscuridad hubiera desaparecido.

 

Ahora era año nuevo y los deseos se cumplían, no como esa vez en que abrió los ojos y la noche seguía.

BILLETE.


billete-arrugado

Nunca creyó en nada.

 

Una tarde encontró un billete arrugado en el suelo y mirando a los lados, lo recogió con miedo pensando que alguien le reclamaría. No pasó nada y guardó su hallazgo.

 

¡Eran cien dólares!

Pensó que tenía buena suerte.

 

Era el primer paso de un cambio.

IMPERSONATOR.


 

teclas-de-piano

Le encantaban los homenajes, los reconocimientos y los premios “a la trayectoria artística” que le hacían y daban.

 

Sonreía y agradecía siempre. Eso sí, se excusaba por no no tocar el piano cuando se lo pedían  porque la artritis, decía mostrando ambas manos, anuló sus posibilidades como pianista.

 

Aparecía en los periódicos y le hicieron algún reportaje en el que se explayó contando de su vida y éxitos.

 

Lo que nadie sabía es que era el hermano gemelo del pianista famoso, que había muerto hacía un tiempo y que decidió ocupar su lugar. Inventó la excusa de la artritis porque no sabía tocar piano.

 

En realidad se sentía muy bien con homenajes, reconocimientos y premios a una trayectoria artística que aunque no era de él, sentía que le pertenecía, porque era exacto a su hermano que siempre lo consideró un negado y bueno para nada.

 

Pensaba, que además de merecerlo, no le hacía daño a nadie.

LUNES Y VEINTISEIS.


 

papy

A veces es uno se pregunta: ¿es un lunes 26 de diciembre “normal”?

 

La respuesta, desde que tengo uso de razón, es que no es así.

 

Este es un día después del 25 de diciembre y mi padre cumpliría 113 años; pienso siempre en él, porque Manuel Enrique dejó la vara alta y estoy seguro que por más que me empine y que salte no llegaré a alcanzarla.

 

¡Qué bueno saber que su ejemplo callado sigue delante mío diciendo sin decir que es lo que debo hacer!

 

¡Qué bueno ver la huella que dejó marcada en el camino para poder seguirla y evitar que me pierda!

 

¡Qué bueno saber que estuvo ahí y que permanece en mi vida proyectando su sombra bienhechora!

 

¡Qué bueno haber tenido un padre como Manuel Enrique y celebrarlo hoy lunes, 26 de diciembre!

 

Discúlpenme… La fecha es especial.