TURISTAS.


platillo-volador

Leyeron manuales y todo lo concerniente al lugar al que iban. Vieron películas que mostraban hermosos paisajes; habían decidido viajar los tres y no los asustaban las distancias porque eran turistas con alguna experiencia. Arreglaron sus cosas y se prepararon para partir en un viaje que sería largo.

El plato volador aterrizó silenciosamente sobre una colina tapizada de pasto; al tiempo, un rayo de luz hizo descender a los tres seres cargados con mochilas. Eran morenos y de ojos dorados, como habían leído, pero podían cambiar a voluntad.

Parecían lo que eran: una familia de turistas,  con la única diferencia de que estaban en la Tierra y su vivienda quedaba más allá de las estrellas visibles.

 

Bueno familia Jones…”, dijo uno de ellos, ¡Aquí estamos!”