CIGÜEÑA.


 

ciguena

El pequeño era huérfano y le contaron que lo había traído la cigüeña.

Cuando consiguió un recorte de revista donde se la mostraba, lo pegó en la cabecera de su cama y si le preguntaban respondía que era su mamá. Sonreían por su inocencia.

 

No me parezco y por eso se ríen…”, pensaba.