¿PATENTE DE CORSO?


bandera-pirata-1

Sé que me van a decir que eso no importa, que así habla, que es directa y que no sé cuántas cosas más. Lo cierto es que Cecilia Chacón maltrató verbalmente al Ministro de Educación en el congreso de modo innecesario. Le dijo que era “la caja” del gobierno anterior, en el que también participó, con lo que eso pueda significar. Las maneras se dejan extrañar y cuando una congresista habla a gritos como placera de pueblo, resulta que uno se da cuenta de su laya.

 

Pero además el congresista Vieira de Peruanos por el Kambio se despechó a gusto en los medios, insultando a Bruce, el vocero de su bancada, llevándose de encuentro a otros congresistas más. A este señor, según lo visto, lo expulsaron por no seguir las reglas de un código de ética de la bancada. Él gritó a los cuatro vientos que no lo habían dejado defenderse y que Bruce era un traidor. El congresista Vieira fue fujimorista y sin embargo postuló (y salió elegido) por PPK; me parece que él es el traidor a su partido inicial.

 

Para sumar, se envía al archivo de la comisión de ética la denuncia contra la congresista naranja Anaculí por no haber sido veraz en su “hoja de vida” y finalmente la asesora de la bancada fujimorista, Martha Chávez, desliza en un tuit sibilino la posibilidad de que el incendio de Larcomar, que dejó cuatro muertos, sea un “atentado terruco” para, evidentemente, tratar de descolocar al gobierno actual frente a la opinión pública en lo relativo a la seguridad de a un evento tan importante como la APEC.

 

El congreso, que empezó modosito se está convirtiendo otra vez (Dios no quiera que suceda) en un albañal y conforme los detritos circulen o se amontonen el hedor se hará insoportable.

 

Parece que la lección repetida infinidad de veces no se ha aprendido y “la mayoría” se siente con patente de corso. Recordemos que los corsarios eran piratas nada más; con autorización, por supuesto.