¡A ESCONDERSE QUE AHÍ VIENE LA BASURA!


irupana-basurero-336x448

El título del chachachá famoso allá por los años sesenta, podría ser una advertencia para tanta “basura” que hoy existe: ¡Cuidado! ¡Viene el camión recogedor!”.

 

Lo malo es que están escondidos y en todas partes se camuflan tratando de desaparecer.

 

Son “basura” con métodos de operación tan ingeniosos que maravillarían a cualquiera, sino fuera por los fines que persiguen, como es el lucro personal, o la figuración, el poder desmedido…

 

Son practicantes de la trampa y el engaño; de los mil y un ardides que les permiten lucir como ciudadanos honestos y darse el lujo de opinar, fingiendo indignación.

 

Lo infestan todo y enmascaran su olor a podredumbre con efluvios carísimos; se encuentran a la vuelta de la esquina, están agazapados tras los escritorios y prestos a saltar de cualquier parte cuando algo que es de su conveniencia se aproxima.

 

Son maestros de la genuflexión y el ditirambo; si lo necesitaran abrirán el camino a los más poderosos para sumarse de inmediato al cortejo que imaginan triunfal.

 

¿Ha visto lo que está sucediendo…?

Es la basura que el camión basurero nos dejó.