EL BOLSO, LA VIDA.


cartera

La verdadera frase popular es “la bolsa o la vida”, pero bolsa es lo mismo que bolso, y sinónimo -si se quiere- de cartera.

Por eso el título, ya que en realidad en un bolso o cartera, dicen, está la vida entera de una mujer.

Basta con ver su contenido para saber mucho de la propietaria. Sabremos cuanta aventura es buscar el celular que suena inoportuno e insistente. Conoceremos ciertas intimidades y secretos que guarda. Es posible saber lo previsora que es y dependiendo de las tarjetas de crédito que hay en el billetero (un bolso más pequeño y específico), sabremos donde compra y algo de sus gustos, e intuiremos con mucha cercanía, su salud financiera.  Dependiendo del color que tenga su pintalabios sabremos si es coqueta o es sobria; sabremos si es rubia o tiene el cabello negro, porque queda enredado algo en el cepillo.

El interior de una cartera es una especie de diario, que relatará paso a paso los movimientos de su dueña. Es como el sombrero de un mago del que salen las cosas más insólitas, bajo la apariencia de algo común y cotidiano: una cartera. Podríamos seguir con el interior y saber si es pulcra y ordenada o no lo es. Muchas historias se contienen ahí: un bolso es, casi, el espejo del alma.

Por fuera es fuente de información a la vista: nos hablará de moda, momento y hábitos. Hablará de ciudades y de viajes; tal vez indicará de donde viene o a dónde va la dueña. Posiblemente nos indique su edad y estado de ánimo.

Hay una para cada ocasión, responde a cada gusto: la cartera nos habla de personalidad, nos habla claramente y lo entendemos de una simple mirada.

Esto es o debería ser algo que toda mujer sepa; una cartera, un bolso, es mucho más que un accesorio circunstancial y simple. Mucho más que una bolsa cualquiera donde se ponen cosas. Por eso, perder una cartera o dejarla olvidada, significa para la propietaria algo así, como perder la vida.

 

Manolo Echegaray.

 

NOTA: Este texto fue escrito el 9.6.2014, como muestra para un blog en España y nunca vio la luz…

 

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

6 comentarios sobre “EL BOLSO, LA VIDA.”

  1. Justamente venía pensando sobre el bolso… En mi caso, la mochila (negra, casi de escolar, sin mucho adorno) que cargo desde el sur. Y es que viviendo lejos a veces hay que andar como caracol, con media casa en el hombro, cargando cosas de más por el temor a no olvidarme de nada… ¡y a veces me olvido de algo! 😃

  2. Dices mucho en éste post. Yo era de las que me fijaba mucho, en que la cartera combinara con el atuendo del momento. Después que caí al suelo, empujada por la rueda de una moto para robarme una pequeña carterita…Casi dejé de usarlas. La moda es pasajera, el bolso es muy útil, pero la poca seguridad que te dan los bolsillos que llevan las prendas, es lo que me queda.
    El bolso, significó la pérdida de mi máquina fotográfica. Aún lo lloro…

    1. Literalmente, perder el bolso o la cartera puede significar perder “la vida”; repito, cuando te roban la cartera, te “matan” o pueden hacerlo para robar… Mi esposa perdió su cartera en un taxi y dentro, entre sus cosas, llevaba mi cámara de fotos, una Kodak digital, hecha en China, pequeñita y llena de imágenes. 😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s