¿CAMBIO?


 

san-isidro-vs-cambistas-la-republica

A los trabajadores cambistas que operan en San Isidro, una ordenanza municipal (del distrito) los obligará a dejar las calles.

Es la “solución” a la que llegó el Concejo, comandado por el alcalde Velarde, porque generan inseguridad. Lo real es que a los cambistas, especialmente en San Isidro los asalta, roban y matan. La medida pretende acabar con la delincuencia dejando a quienes son las víctimas, sin trabajo. En vez de prestar seguridad en las calles, se toma el rábano por las hojas y se pretende darla… ¡sacando a los cambistas de ellas!

 

Es el mundo al revés; es la admisión del fracaso e inoperancia de algo por lo que los vecinos pagan y se llama seguridad y serenazgo.

 

Los cambistas son intervenidos por la policía con el apoyo de personal edil y un fiscal y los que no abandonen las calles del distrito, serán multados y denunciados por la Procuraduría Municipal.

 

El alcalde Velarde acciona de esta manera frente a la inseguridad ciudadana. Es decir, que a quienes debía proteger, no solamente les impide el trabajo, sino que los persigue como si ellos fueran los delincuentes.  Curiosa manera de proceder, por decir lo menos; evade el problema de la delincuencia y pone como “causa” de esta… ¡a los cambistas! Con esta “lógica” sería mejor que no hubiera tiendas o comercios con puerta a la calle en San Isidro, porque son una tentación para los facinerosos.

 

En vez de combatir a la delincuencia se combate a las víctimas, en este caso, gente que trabaja y merece, necesita, requiere protección efectiva.

 

San Isidro, un distrito seguro… para su alcalde.

 

 

 

Foto: “La República”