LOCO.


loco

Era temprano y abrió la puerta de la torre de departamentos para recibir el periódico y en ese mismo momento entraron una señora y su hijo adolescente. Ella saludó amablemente y cuando ya se dirigían al ascensor, el muchacho murmuró: “Loco”.

 

Tal vez el comentario se debiera, pensó, que había salido a abrir en bata y todavía no se había afeitado. Tal vez el muchacho había dicho: “¡Qué loco!” significando que el hombre, en bata, le parecía algo extraordinariamente extraño.

 

Dentro del departamento, mientras empezaba a leer el periódico me dije que el muchacho no se había visto a sí mismo, con la capucha de la casaca puesta y ocultando su rostro. Las percepciones, creo, cambian un poco según la edad.

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

6 comentarios sobre “LOCO.”

    1. Me afeito a diario, pero ese día llegó el diario muy temprano (tal vez el periodiquero no podía dormir…).
      El que cree estar cuerdo que tire la primera piedra (y que la asegure con una cuerda, para que la conserve como prueba…) ¡Abrazo! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s